AltiplanoEl Retiro

¿Falsos positivos judiciales? El caso de varios jóvenes en el municipio de El Retiro

Existen muchas historias sobre un mismo hecho, existen versiones, en este caso hay dos: la oficial y la de los protagonistas. 

En este reportaje conocerán de primera mano la historia de los protagonistas de una desafortunada historia, la captura de jóvenes del municipio de El Retiro, una captura que ha cambiado la vida de muchas familias, de jóvenes que fueron acusados de ser presuntos cabecillas y miembros de un grupo delincuencial. 

El hecho

El pasado 13 de junio, el departamento de Policía de Antioquia publicó un comunicado de prensa en el que informaba que tras 17 meses de investigación dieron con las capturas de 24 personas y la aprehensión de 1 menor de edad en el Oriente de Antioquia.

Presuntamente los jóvenes capturados eran integrantes del Grupo Delincuencial Común Organizado ´Los de Bonilla´ en los municipios de El Retiro, El Carmen de Viboral, El Peñol y Envigado, quienes además según la entidad “eran patrocinados por el grupo delincuencial organizado “La Oficina de Envigado” y que, según la información que brindó la policía, ellos recibían alrededor de $170.000.000 millones de pesos mensuales, producto de las rentas criminales del narcomenudeo. 

Un antecedente a destacar es que estas capturas se llevan haciendo desde hace más de tres años en El Retiro y hoy, aún hay jóvenes capturados sin un debido proceso. Muchos habitantes del municipio llaman a esto “falsos positivos judiciales”.

 “Hace tres años vienen haciendo eso en este pueblo, entra la fiscalía a coger un grupo de jóvenes. Ellos para ganar prestigio, para subir de cargo, los hacen ver como grandes delincuentes. Acá hay jóvenes que llevan más de tres años sin ser juzgados, no les han encontrado pruebas y no les hacen seguimiento, les están cortando las alas, les están violando sus derechos, porque están encerrados sin tener ninguna prueba, y supuestamente el testigo contundente que tiene la fiscalía contra estos jóvenes es el exalcalde, que ahora está envuelto en casos de corrupción, ya se está destapando la olla contra estos jóvenes”. Cuenta María Irene, tía de un joven implicado.

¿Qué son los falsos positivos judiciales?

Los falsos positivos judiciales son una realidad que actualmente afecta a nuestro país. Las personas involucradas en esta situación son víctimas de montajes judiciales y muchas de ellas se encuentran privadas de la libertad. El Falso Positivo Judicial no se construye de la noche a la mañana, sus ejecutores se dan tiempo suficiente para su construcción. 

En el Falso Positivo Judicial las armas de fuego son reemplazadas por el manejo y la manipulación de las normas penales. Los operadores de justicia se adiestran en el conocimiento técnico de la norma, lo que los privilegia en su manejo y les facilita las herramientas jurídicas para encubrir errores y mandatos.

Capítulo Estiven Bonilla

Todo comenzó alrededor del 10 de junio, en el municipio de El Retiro, en la vereda Carrizales. “Llegaron a la casa en la madrugada” Cuenta la tía de Estiven, “Yo no estuve en el momento preciso, porque estaba en otra casa, pero cuando llegué a mi casa, encontré a mi mamá, que es una persona de 86 años, que le apuntaron con un arma en la cabeza, mi hermanita, que tiene cáncer terminal, estaban tiradas en el suelo, gritando y llorando por la forma en que entraron, tumbando las puertas, reconocemos que ellos tenían esa autorización de entrar de esa manera si ellos  oponían resistencia, pero ellos en ningún momento opusieron resistencia”

En el allanamiento solo encontraron una pistola de fogueo “La misma fiscalía dijo que eso no tiene ningún cargo porque él tenía los papeles”

“Es un joven de 24 años, todos lo conocen en la vereda como Bonilla, porque es su apellido y así se dicen desde pequeños” Él desde muy pequeño, continúa relatando su tía María Irene “trabaja con su papá y su mamá en una microempresa que tienen de madera, nosotros fabricamos perreras, pajareras, hacemos techos en paja, en madera inmunizada, todo eso es el trabajo que hemos realizado, mejor dicho, nosotros somos fundadores de esa vereda”

Hoy Estiven Bonilla se encuentra recluido en la Cárcel de Alejandría, sin pruebas fehacientes para estar privado de su libertad… su historia continua. 

Un capítulo que se repite, el caso de Jhon Edison Castaño Román

Después de que se probara su inocencia en 2019, lo vuelven a capturar en 2020.

Jhon Edison Castaño Román, fue capturado en el año 2018, por presunto concierto para delinquir y lo vincularon como presunto cabecilla de la banda delincuencial “Los Guarceños”. Luego de más de un año de prisión domiciliaria, Jhon Edison Castaño Román, probó su inocencia en 2019, ya que lo estaban “confundiendo” con su homónimo Jhon Edison Castaño Álvarez.

Jhon Edison Castaño Álvarez alias el loco, si era a quien buscaban y acepto cargos. Este hombre es proveniente del barrio Manrique y perteneciente a la banda “La Terraza” y a la “organización la oficina de Envigado”.

En el año 2020, vuelven a capturar a Jhon Edison Castaño Román, imputándole los mismos cargos, pero esta vez vinculándolo con la banda delincuencial “Los Pinares”, violando el Non bis in idem, lo cual es una expresión latina que significa “no dos veces sobre lo mismo”, el principio non bis in idem implica, en términos generales, la imposibilidad de que el Estado sancione dos veces a una persona por los mismos hechos. En este sentido, existirá vulneración al non bis in idem, no sólo cuando se sanciona sino también cuando se juzga nuevamente a una persona por un mismo hecho.

Presuntos falsos testigos en el proceso

En el falso Positivo Judicial se recurre a oficinas y despachos oficiales, donde se da instrucción a los técnicos judiciales para conseguir pruebas falsas y plantarlas en los expedientes. Las pruebas falsas recopiladas van hasta la consecución de testigos falsos o inexistentes, acomodar versiones y pruebas; y presionar criminales procesados o condenados con el propósito de concederles reducciones de penas u otros privilegios.

Existen versiones de personas quienes afirman que los hicieron firmar un papel en blanco que luego apareció con un testimonio en el que se afirmaba que conocían a ciertas jóvenes y que estos eran expendedores de droga.

“La Sijín me sacó del calabozo del municipio de El Retiro y me metieron a la oficina de ellos, me hicieron firmar unos papeles que no sé qué tenían porqué yo no sé leer”, afirmó uno de los testigos.

Uno de los jóvenes que aparece en una de las declaraciones usada por La Fiscalía dice: “doy mi declaración por escrito que yo no he atestiguado en contra de ninguna persona como lo aseguran los de la Sijin del municipio de El Retiro, por el contrario, me veo afectado por falsos testimonios”.

Sobre los falsos testigos existe un caso más diciente de lo que acontece, existe un testimonio de un joven que fue presionado por miembros de la Sijin y un servidor público para atestiguar falsamente contra Jhon Edison Castaño Román, esta falsa declaración fue la que utilizó la Fiscalía, para la imputación de cargos de este hombre que probó su inocencia. “Me ofrecieron a cambio de una falsa información una redención de mi pena; les hago saber la negación, al mismo tiempo que yo me rehúso a dar testimonio de otras personas que ni conocí y que su necesidad de resultados los afanaba me motivaban con dinero, víveres, para que yo cambiara mis versiones o que simplemente repitiera sus borradores, los cuales solo manchaban la hoja de vida de muchos involucrados (…) En su computador me muestran un mosaico con un sin número de personas, en las cuales habían algunos conocidos de mi pueblo. Estos me piden en el momento dado el reconocimiento de algunos de ellos, yo lo hago tranquilo porque pienso que es algo de reconocimiento. Mas declaraciones absurdas y de mi falta de conocimiento, ya ellos me piden de nuevo la firma de documentos en blanco y con el pretexto de que era privacidad de la investigación”.

El daño es irreparable

Después de lo vivido por las víctimas del Falso Positivo Judicial y luego de que logran demostrar su inocencia en estrados judiciales, el daño ya es irreparable. De nada sirve que se reconozca su inocencia, que el Estado pida perdón o que se le indemnice pecuniariamente. Es estigmatizado y señalado de por vida. Después de que la víctima del Falso Positivo Judicial deja la cárcel, además de andar con la cruz encima continúa siendo objetivo militar. En los registros de organismos de inteligencia siempre estará, puesto que, queda bajo la mirada de militares y policías. El daño de los victimarios es irreparable.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba