AbejorralAltiplanoBosquesEmbalsesPáramo

‘Falso servicio’, conozca esta modalidad con la que extorsionan empresas en el Oriente Antioqueño

Todo comenzó cuando la empresa recibió una llamada para la cotización de la construcción de un invernadero, “fue un señor muy querido, nos llamó y contactó varias veces. Yo le dije que por tratarse de un área en zona rural de Abejorral necesitábamos el registro fotográfico para hacerle la cotización preliminar. El señor muy insistente y siendo muy amable, nos dijo que necesitaba a un funcionario para que fuera a revisar la zona. Yo le pedí los nombres completos y el RUT para ingresarlo a la base de datos, él me envió la foto de la cédula original, después de esto se procedió a hacer la visita”. En la mañana de un viernes, el director técnico se dirigió hacia a Abejorral, él hombre de la cotización llamó al director técnico para preguntarle en qué vehículo iba y le comenzó a dar las indicaciones para que llegará hasta la finca. 

En inmediaciones de la zona rural de Abejorral, mientras el técnico seguía las indicaciones, le sonó el teléfono, él contestó, y un hombre le dijo que lo tenían vigilado y que hablaba con el comandante del clan del golfo, y le pidió el número de un contacto donde pudiera llamar a preguntar por él. El técnico dio el número de su empresa, y el hombre procedió a comunicarse. 

Cuando contactaron a la empresa se volvieron a identificar como el clan del golfo y dijeron: “lo que pasa es que el señor se pasó unos anillos de seguridad, nos dañó una reunión y estamos en un campamento y nosotros pertenecemos al clan del golfo, entonces para que no atentemos contra su vida y quememos su moto necesitamos que nos consigne una plata, estamos hablando de 6.800.000”. Le dieron 5 minutos para que consignaran el dinero y la llamada se repitió: “Solo tenemos 2.800.000”, dijeron desde la empresa, “Si, consígnemelos, a la siguiente cuenta en Bancolombia”, la empresa procedió a la consignación del dinero porque temían por la vida de su empleado. No había pasado mucho tiempo y el teléfono volvió a sonar, ahí estaban los extorsionistas y dijeron “qué pena, ya hablé con el comandante y la cuota es de 6.800.000, y no la podemos rebajar”. En la empresa no tenían más dinero, les habían dado todo lo que tenían para el pago de la nómina de los empleados. “Les damos 10 minutos” dijeron los del Clan del golfo. El tiempo transcurrió y la llamada llegó, solo tenían 1.500.000 más, “solo tenemos eso” dijeron desde la empresa, “tranquilos, consígnemelos”. Dijeron los de clan, “pero nos prometen que lo van a liberar”, “Si tranquilos, nos envían el soporte”. 

En la empresa no volvieron a saber del empleado, hasta las 4:00 p.m. que volvió a la empresa. 

Con esta historia la empresa quiere alertar a la comunidad y demás empresas para que tengan cuidado con esta modalidad de extorsión. 

Un Agente del GAULA explicó que esta es una forma de extorsión a la cual le hacen modificaciones cada que pierde la credibilidad y de alguna manera logran interceptar los teléfonos de las víctimas. 

En este caso toda la extorsión se hizo por teléfono, el empleado nunca vio a los hombres, todas las indicaciones las daban por medio de la llamada, generando presión psicológica de que lo tenían vigilado. Por lo general este tipo de extorsiones la hacen desde la cárcel y es una forma de extorsión modificada para personas y empresas que prestan servicios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba