BosquesCocorná

Lo lograron: familia víctima del conflicto armado ahora goza de una casa digna

En la vereda la inmaculada del municipio de Cocorná, vive una familia integrada por tres personas, que por ires y venires de la vida, ha sido golpeada fuertemente por la violencia, pues hace 30 años salieron desplazados de su finca, llegaron hasta la Costa, pero, la vida no les sonrió, luego de una difícil decisión toman la iniciativa de retornar a su tierrita, aunque lo único que encontraron fueron montañas y escombros de la que alguna vez fue su casa.

 

Desde el 1 de febrero de 2022 construyeron un rancho de guadua y plástico para habitarlo, ya que la situación económica no era la mejor, con humildad residían allí con grandes dificultades, vivían en la incertidumbre de que los fuertes vientos, las lluvias y el granizo levantara el techo de lo que ellos llamaban su casa.

Johanny Soto, un hombre trabajador y admirable, laboraba algunos días en construcción, lo poco que ganaba era para el sustento de la familia, igualmente él sembraba algunos productos como yuca, maíz y frijol en la finca, que poco a poco iba abriendo, pues se encontraba rodeada de maleza debido a que hacía muchos años no había sido habitada y trabajada.

Después de vivir varios meses en esa situación, enfrentándose a las inclemencias del clima, dos líderes sociales por cosas de la vida conocieron la historia de esta familia, ellos se comprometieron con ayudarlos a construir una casa digna. Sebastián Agudelo, un defensor de las causas sociales, consiguió un arquitecto, un comunicador, y de mucha gente dispuesta ayudar.

La historia de esta familia conmovió a muchas personas de gran corazón, por lo que las donaciones totales ascendieron hasta a 45.300.000 pesos sin contar el trabajo de la junta de acción comunal de la vereda La Inmaculada, transporte en volqueta que donaron, instalación de red eléctrica, entre otras cosas.

 

La construcción de la casa tardó 4 meses, y hoy la familia Soto Tabares, después de la solidaridad de la gente y de un arduo trabajo, puede sentirse orgullosa del que ahora es su nuevo hogar.

Palabras de agradecimiento sobran, está es una historia que permite a la humanidad creer en que aún existen personas de buen corazón, la fuerza, la perseverancia y las ganas, demuestran que son excelente complemento para demostrar que sí se puede hacer las cosas bien.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba