AltiplanoEl Santuario

Padre “Toñito”, el santuariano que podría ser un nuevo santo de Colombia

El papa Francisco ha reconocido las «virtudes heroicas» del sacerdote colombiano Jesús Antonio Gómez Gómez, quien fue conocido como padre ‘Toñito’, lo que supone el primer paso en el proceso de canonización, informó la Santa Sede.

El padre Toñito era un campesino que nació en El Santuario en 1895 y murió en Medellín en 1971. Se ordenó en 1922. Fue director espiritual del Seminario Conciliar de Medellín entre 1936 y 1956, fue el forjador de numerosas generaciones de sacerdotes diocesanos. Fundó y dirigió la revista «Sé apóstol». El confesionario y la dirección espiritual del clero y de varias comunidades religiosas, fueron su distintivo eclesial, dedicó su vida a la instrucción espiritual de sacerdotes y curas y creó una fundación para ayudar a los pobres.

El pontífice argentino, el primer latinoamericano de la historia, ha declarado sus «virtudes heroicas», lo que en la práctica inaugura formalmente el proceso hacia los altares.

Es de resaltar que, el proceso de beatificación del Padre “Toñito” – viene siendo impulsada por las Hermanas Concepcionistas; quienes revelaron ya haber recibido algunos testimonios como el de los padres de Leydi Cristina Salazar, de ocho años, quienes relataron cómo la niña sanó de una infección masiva a la cual los médicos no encontraban curación, luego de recurrir a la intercesión del Padre “Toñito”.

El camino hacia la santidad tiene varias etapas: la primera es ser declarado venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

Venerable Siervo de Dios es el título que se da a una persona muerta a la que se reconoce «haber vivido las virtudes de manera heroica», como el caso del padre ‘Toñito’.

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión, como este caso, y para que sea canonizado, hecho santo, se precisa un segundo milagro obrado «por intercesión» después de ser proclamado beato.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba