AltiplanoMarinillaSan Vicente

El drama de los orientales varados en el exterior.

Son varios los connacionales que a raíz de la cuarentena decretada en varios países del mundo, han tenido que quedarse de manera obligatoria, algunos en confinamiento, la mayoría en condiciones nefastas, ya que los gobiernos de estos países no les brindan ayuda ni respuestas claras frente a su situación.

Julio Cesar Marin, es un San Vicentino, quien desde hace más de un mes, se encuentra varado junto con su esposa y su hijo de 9 años en una localidad en el centro de Miami llamada Pequeña Habana, en donde un ciudadano Salvadoreño les ha brindado estadía en una improvisada sala, alli han tenido que dormir en muebles y en condiciones precarias; «inicialmente el viaje tenía una duración de 20 días, del 12 al 31 de marzo, sin embargo llevamos confinados más de un mes a la espera de una solución para poder volver a colombia, el dinero que teníamos ya se agoto, en estos momentos nos preocupa el tema de salud porque como es sabido Estados Unidos es uno de los países con más casos del Covid19 y estando nosotros lejos de nuestro país, nos sentimos más vulnerables, mi hijo sufre de alergias respiratorias y no contamos con medicamentos, los que traimos se agotaron y para comprar cualquier medicina se necesita una fórmula médica expedida por el gobierno. Hemos tramitado varias solicitudes ante el consulado, pero este esfuerzo ha sido en vano, porque no ha existido ninguna respuesta satisfactoria».

A este drama se suma el de miles de compatriotas que el Covid19 los tiene alejados de Colombia, también conocimos del caso de Yeison Camilo Ramirez un habitante del municipio de Marinilla, quien se encuentra varado hace mes y medio en Ecuador, ciudad de Quevedo provincia de los ríos, según manifiesta, la gestión realizada con el consulado, la embajada y el ministerio de relaciones exteriores, no ha podido llegar a buen termino, estas instituciones argumentan no estar en la capacidad para repatriarlos, por lo que este joven hace el siguiente llamado; «les pedimos el favor al gobierno nacional, departamental y local para que nos ayuden a regresar, en mi caso quedé varado, ya que vine de turismo, no tengo dinero para seguir subsistiendo y sufro depresión, la cual me obliga a estar tomando medicamentos los cuales se me terminaron, estoy con un par de amigos en la misma situación».

Incluso el futbolista Unitense Luis Carlos Arias, se encuentra en una situación similar en Santa Cruz De La Sierra Bolivia, donde esta a la espera de un vuelo humanitario que lo pueda traer de regreso junto con al menos 30 colombianos más, allí les han manifestado que este vuelo tendría un costo superior a los dos millones de pesos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba