AbejorralAltiplanoAntioquiaPáramo

Dejarlas caer o consérvalas: las paradojas de sostener las casas patrimoniales en el Oriente Antioqueño

En el paisaje urbano es común encontrarnos con casas patrimoniales a punto del desplome, con este panorama pueden surgir múltiples preguntas, incluso en ocasiones acusaciones de quién es el responsable o por qué no se hace algo al respecto para conservarlas. Para entender esto se debe tener claridades sobre la norma, pero también de un contexto y de unas particularidades que alimentan toda una paradoja para sostener el patrimonio material en los distintos municipios de Antioquia. 

No se duda de la importancia de conservar el patrimonio material, en condiciones apropiadas para reconocer y encontrar una historia de todos los valores culturales que nos transmiten. Aún así, los propietarios y las administraciones son testigos de las paradojas para garantizar la protección del patrimonio material, aunque la norma sea muy clara, es muy engorroso y costoso para el propietario hacerla cumplir, y es sobre el que recae la responsabilidad del sostenimiento del patrimonio. 

Casa en Abejorral Fotos: Chec Correa

En una entrevista realizada por la Universidad de Antioquia, por la periodista Yénifer Aristizábal Grajales, a Camilo Jaramillo Acevedo periodista, magíster en Gestión Cultural de la Universidad de Antioquia. 

El Estado se escuda en que no puede invertir en bienes privados, dijo, mientras que los propietarios se quedan sin cómo realizar inversiones en estos por su nivel de protección e intervención mínima y porque ante entidades financieras, por ejemplo, la gestión de recursos resulta completamente limitada. Al mismo tiempo, el exfuncionario señala que los beneficios fiscales a los que estos tendrían derecho en su declaración de renta no son lo suficientemente claros y que los dueños no cuentan con capacitaciones al respecto.

A esto se suma que parte del mantenimiento de los bienes requiere materiales que no son populares ahora, como el bahareque —muy usado en la época de construcción—. Hoy en día, su utilización se percibe como un atentado contra el medio ambiente: «Estas casas fueron construidas con las maderas de la región y ya no podemos cortar esos árboles porque las entidades ambientales no lo permiten», resaltó Jaramillo Acevedo.

Rionegro Antioquia

Ante este panorama, que a veces se torna conflictivo, el gestor señaló la peligrosidad no solo de una visión del desarrollo asociada a la construcción, donde «solo ve en su demolición una salida», sino también en aquella «visión romántica del patrimonio que no se debe tocar y donde cada mínima intervención se toma como ofensa».

Otra paradoja tiene que ver con la norma, que, aunque está clara, la aplicación de esta no lo es y «son muy pocos los casos donde se hacen efectivas las sanciones» ante cualquier intervención no autorizada por el Ministerio.

Por su parte, Camilo Jaramillo Acevedo contempló entre las soluciones y una aspiración de sostenibilidad patrimonial, una relación más cercana entre los propietarios y el Ministerio de Cultura, pues los primeros «no rechazan el patrimonio, solo quieren adaptarlo a su estilo de vida», señaló. Para esto requieren que se reconozcan las particularidades de cada territorio y que la norma no insista en una homogenización a la hora de proteger el patrimonio material.

Es importante detenernos y analizar todas estas aristas del deterioro que nos encontramos en el paisaje urbano de muchos municipios del Oriente Antioqueño, muchos de los propietarios no tienen el dinero para restaurarlas, muchos viven en ellas y corren peligro, otros, aunque no las habitan, tampoco cuentan con los recursos. 

Abejorral es alguno de los casos donde más de 150 casas están en alto riesgo de desplome, el alcalde de la localidad Julián Muñoz, hace un llamado a la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo y al Ministerio de Cultura para establecer una ruta de intervención, para la conservación del extenso centro histórico de Abejorral. 

Casa en Abejorral Fotos: Chec Correa

Fotos: Chec Correa

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba