Natalia Pérez | Psicóloga

Hace unos días ordenando habitación (como acostumbro hacerlo cada cierto tiempo), encontré varios papelitos que imprimí hace un par de años para regalar a quienes conformaban mi equipo de trabajo, estos decían: “Cree en ti con tanta fuerza que el mundo no pueda evitar creer en ti”.

Curiosamente en ese entonces en lugar de entregarlos a las personas para las que los había creado, terminé guardándolos, tal como si guardase un mensaje para mi misma, la Natalia del 2018…

Hoy, después varias conversaciones con personas que han sabido complementar este mensaje y de encontrar estos papelitos, he reflexionado sobre todas esas ocasiones, en que consciente o inconscientemente intentamos fortalecer en los demás aquello que en nosotros aún se encuentra débil, tal como si intentáramos saldar una deuda propia, como si ayudando a los demás intentásemos ayudarnos a nosotros mismos.

Con esto no digo que sea malo ayudar a los demás, tampoco que siempre al hacerlo estemos tratando de compensar nuestras deudas individuales, intento hacer una invitación a no mirar sólo hacia afuera sino también hacia adentro, a revisar si eso que tanto damos a los demás es necesario regalárnoslo a nosotros mismos, y de ser así, la invitación es también a comenzar a hacerlo.

Atendiendo a mis propias palabras, he decidido regalarme un poco de confianza para iniciar con este espacio que DiariOriente me brinda, aprovechando para fortalecerme sin dejar a un lado mi esencia que me lleva a acompañar y ayudar a los demás, por lo que en este espacio comenzaré a realizar publicaciones que permitan dar una luz, una idea a aquellos que se atrevan a recorrer el camino del autoconocimiento.

Hoy por este medio me presento ante ustedes como psicóloga y también como persona, y adicionalmente les extiendo la invitación para que se apropien de él haciéndome saber los temas que les gustaría encontrar o las dudas que les gustaría resolver por este, su espacio.

Comentarios