Luego de un operativo contra la minería ilegal que se adelantó el fin de semana en el Páramo de Sonsón, se logró la implosión de seis bocaminas y  la destrucción de maquinaria, lo que permite seguir blindando la región contra este delito que afecta principalmente los recursos naturales.

Cornare, la Policía Judicial, el Ejército y la alcaldía de Sonsón, trabajaron conjuntamente durante varios meses para preparar este operativo, “teníamos información que en el Páramo de Sonsón, en una zona de difícil acceso, habían personas y maquinaria explotando oro e hicimos la respectiva inteligencia”, señaló Javier Valencia González, subdirector de servicio al cliente de Cornare.

La actividad de minería ilegal se estaba desarrollando en el sitio denominado Perrillo, dentro de la zona del Páramo que fue delimitada en 2016 por el Ministerio de Ambiente como área protegida, por lo cual las autoridades podían proceder con el cierre o la implosión controlada de las bocaminas y por supuesto de todos los elementos que estuviesen dentro de ellas, sin afectar los recursos naturales del sitio.

“Después de la destrucción de las bocaminas y la maquinaria, procedimos a hacer todo el estudio del impacto ocasionado por esta extracción minera, por fortuna es recuperable ya que no se afectaron las fuentes hídricas, aunque de haber persistido la explotación por unos días más las fuentes hídricas sí hubieran podido ser contaminadas”, concluyó Javier Valencia.

Tres días de camino tardaron las autoridades para llegar hasta el lugar de la explotación minera ilegal, lo que tal vez evitó que se capturaran a los presuntos responsables de esta actividad ilícita, sin embargo la Policía, el Ejército, Cornare y el municipio continuarán los patrullajes para preservar el páramo, una gran reserva natural y fábrica de agua que existe en la jurisdicción.

Comentarios