PáramoSónson

Basuras, otro problema que pone en riesgo el páramo de sonsón

Las fotografías de la denuncia habrían sido captadas por el ciudadano Sebas Montoya, allí se muestra sobre diferentes lugares del páramo, cantidades de basura y la vegetación afectada.

La indignación es parte del discurso de Sebas Montoya, fotógrafo  y un constante visitante de esta paraíso natural, “vuelvo un poco triste y hasta con algo de culpa por haber compartido fotos del lugar en mi última visita a este páramo, ocho días bastaron para encontrar la montaña llena de basura y grafiteada, con el bosque de niebla destrozado para hacer el camino más cómodo.” Indicó la ciudadano.

Un cúmulo de riesgos

¿Qué pasa?. “Deforestación, turismo invasivo, cultivos a gran escala, instituciones permisivas y sobre todo, la indiferencia ciudadana son los mayores enemigos del páramo”, dijo el periodista John Dairo García en un especial del canal del municipio, Sonsón Tv, que surgió tras la denuncia.

En eso concuerda, Ana Isabel López, directora regional para la zona páramo de Cornare, “la denuncia de las basuras hizo visible el problema, pero hay cosas más riesgosas para el ecosistema”.

La más alarmante es la expansión de la frontera agrícola, que fue definida en la resolución 261 de 2018 por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, como “el límite del suelo rural que separa las áreas donde las actividades agropecuarias están permitidas, de las áreas de especial interés ambiental que se deben dedicar a la preservación”.

Es decir, cuando las poblaciones aledañas al páramo o los ríos que surte se empiezan a acercar más con los cultivos, ponen en riesgo la conservación de este espacio vital y, por ende, la mayor fuente de agua local. “No son solo los cultivos— que pertenecen a campesinos y a multinacionales—, están empezando a talar gran cantidad de árboles en las bases de los cerros, algo que no se veía hasta hace un par de años”, dijo Fredy Orozco, un sonsoneño que ha vivido toda su vida cerca a uno de los cerros y que desde hace más de una década es guía turístico.

Todo esto se vuelve más complejo si se tiene en cuenta que el municipio funciona con un Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT) desactualizado. Hace 20 años ni las autoridades ni los habitantes de la zona páramo dimensionaban la importancia de esta reserva natural. Por ende, las normas de ordenamiento territorial estaban escritas sin esa premisa. Pero, aunque las cosas han cambiado, las reglas no.

El mismo alcalde, Edwin Montes, lo dijo: “El páramo es la joya más grande y cuidarla es mi obligación, la de las autoridades y los sonsoneños”.

La directora regional para la zona páramo de Cornare reconoce que como autoridad ambiental faltan cosas por hacer, pero advierte que la situación no solo depende de esta entidad y que la Alcaldía debe actualizar las normas “para que nosotros podamos hacerlas cumplir”. Agregó que es necesario actualizar el PBOT para definir los espacios en los que las personas pueden hacer aprovechamiento del terreno, como cultivos y talas autorizadas.

Cornare ya realizó la declaratoria del Distrito Regional de Manejo Integrado, que abarca una área protegida para controlar el deterioro de los recursos naturales, los paisajes y la calidad de vida de las comunidades que lo habitan.

Ahora bien, añadió López, “el impacto más grande somos nosotros que contaminamos y usamos mal los recursos”, por lo que en este proceso es clave la educación. Para eso están realizó unos módulos de comunicación con audiovisuales, cuñas radiales y plegables para explicar, desde las características del páramo y la importancia de este ecosistema, hasta la normatividad que hay al respecto y cómo debemos cuidarlo.

Por ahora, mientras avanzan estos procesos educativos, es necesaria una articulación entre la empresa prestadora de servicios públicos Aguas del Páramo, la Administración Municipal y Cornare que garantice el cumplimiento de las normas y verifique que la comunidad las cumpla.

A proteger el ecosistema

El Páramo de Sonsón es una importante reserva ecológica ubicada en jurisdicción del municipio de Sonsón, Oriente Antioqueño, donde abundan importantes especies de fauna y flora, únicas en el mundo. Allí nacen ríos y quebradas, los cuales desembocan en el Río Magdalena. Limita con los municipios de Argelia y Nariño.

La comunidad pide a los viajeros mayor cuidado con los páramos debido a que los impactos ambientales desencadenados por la contaminación podrían acarrear daños irreversibles.

Fuente: ElColombiano.com

Fotografias: Sebas Montoya Fotografo

Foto portada: @ElColombiano

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar