Opinión

Remembranza de olores, sabores navideños.

Por: José Eliécer Palomino Rojas.

Muchos sabores, objetos, palabras, dichos(adagios), olores, nos hacen recordar a personas, lugares, espacios, amigos, y abrazos que un día tuvieron que ver en nuestra vida.

Aquellos seres queridos presentes y aquellos ausentes que han viajado hacia la eternidad, por sus actitudes buenas y malas, dejaron huellas indelebles en nuestra existencia, por ello, es muy importante que los tengamos presentes, en nuestra mente y corazón, por haber marcado y dejado historia en medio de Nosotros.

Navidad es un tiempo tan especial, porque a pesar de las circunstancias, de cada hogar, todo huele a bueno, delicioso, a nuevo, y sea como sea, en cada hogar se deja penetrar algún rayo de luz, de paz, amor, fortaleza, aliento y perdón, por el umbral de una puerta, o la rendija de alguna ventana, fortificado, para seguir con paso, pulso firme y la frente en alto, al luchar y superar las diversas adversidades inevitables, en la vida del ser humano.

A diferencia de cada época y generación, presentadas en el tiempo, e inmersas en las transformaciones, de los grupos sociales, hacen que se escuchen exclamaciones, en la mayoría de los adultos mayores: «La Navidad ha cambiado», «Los tiempos de ahora no son como los de antes», «Las Navidades ya no son las mismas». Ante tales exclamaciones, se van sumando las personas, que por una u otra razón se quedaron solas, ya sea por la orfandad, viudez, secuestros, desplazamientos forzados, quienes desde su soledad también recuerdan con dolor, resignación y nostalgia, aquellas fechas, acciones decembrinas cuando replican: «Recuerdo las empanadas, la natilla, los buñuelos, los tamales, la chicha, el dulce de brevas, el corretear del pisco apaleado, cuando los papás, los abuelos, los tíos hacían corretear al pisco, haciéndole ingerir una copa de vino, para que su carne quedara gustosa al servir la cena de navidad.

El proceso de transformación, efectuado por los seres humanos, se ha presentado en un mundo que se mueve a pasos agigantados, en donde las numerosas familias se han ido «MUTANDO», al quedar los integrantes y la formación de las familias, más reducidas, y con menos acuerdos, en lo que se debe celebrar y comer en la noche de navidad.

En el aspecto que concierne a la cena navideña, antes, un grupo de 25 personas comían arroz con pollo, tamales trifásicos (tamales con las tres carnes), hoy algunos optan por comidas vegeterianas, comidas chatarras, prefiriendo las comidas rápidas, por encima de la comida tradicional hecha dentro del hogar.

Al hacer remembranza de la cena para la noche de navidad, se resaltan las opciones tradicionales y las nuevas posibilidades tomadas por las nuevas generaciones, claro que, respetando el punto de vista de cada familia.

En las familias de ayer, el tamal era el plato fuerte, y el postre que usaban eran los buñuelos, con chocolate o aguapanela. Hoy el plato que reemplaza al tamal son las carnes frías, los embutidos y el postre son las frutas.

Antes, el ajiaco, sancocho, arroz con pollo, pavos, perniles, pasteles rellenos, los envueltos, eran el plato fuerte, los postres que se servían eran la natilla, panes dulces, galletas, y como bebidas acopañantes, a esos platos y postres, eran las bebidas de vino, champaña, la chicha, o guarapo fermentado.

Hoy como platos fuertes se opta por la paella, platos vegetarianos, platos extranjeros, carnes al horno rostizadas, como postres se sirven frutas, tablas de queso, galletas, panes integrales y como bebidas se ingieren las cervezas artesanales(Bruders, Pilsner, Bock, Stout, Porter, Lager etc), o de lo contrario consumen champaña, ron, brandy, wisky, vodka y los postres que acompañan a tales platos utilizan el postre de cafe, de chocolate o de frutas.

De tal forma que para celebrar los tiempos de navidad y más especialmente la noche del 24 de diciembre, con los cambios o no cambios, lo importante es que las familias entren en acuerdos, en diálogos, para que por medio, de un sencillo compartir, la comida, sea la base de la verdadera unión, en los hogares del planeta tierra.

¿Qué opinas? . Eres amante de celebrar la cena de navidad de forma tradicional o de forma moderna?

 

 

* Las opiniones expresadas de los “columnistas” en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de DiariOriente

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar