China ha descubierto una nueva mutación del virus WannaCry, responsable del ciberataque a escala mundial que afectó a más de 150 países y cerca de 200.000 ordenadores desde el viernes, según el diario oficial ‘Global Times’. Mientras tanto, Europol alerta sobre una nueva oleada de ataques informáticos este lunes.

La Administración del Ciberespacio, el Departamento de Seguridad Pública de Pekín y la Comisión Municipal de Economía y Tecnología de la Información de Pekín creen que esta nueva versión del virus —WannaCry 2.0— se ha saltado las medidas de seguridad implantadas tras el primer ataque. WannaCry está basado en EternalBlue, aplicación “desarrollada por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense para atacar ordenadores» que utilicen el sistema operativo Microsoft Windows, para lo que aprovecha los agujeros de seguridad.

Según esta versión china, no puede evitarse una mayor propagación de este ransomware, que limita o impide a los usuarios el acceso al ordenador o ficheros a menos que paguen un rescate, y las administraciones han pedido a sus departamentos que actualicen sus sistemas operativos y desconecten de la red los equipos infectados.

Según un portal afiliado al comité municipal del Partido Comunista de China (PCCh) en Pekín, es probable que el virus “se propague más rápidamente” a partir de ahora, ya que muchas de las instituciones detienen su actividad durante los fines de semana.

Comentarios