Rusia inauguró este jueves el Mundial de fútbol tras una deslumbrante ceremonia celebrada en Moscú y liderada por la estrella pop británica Robbie Williams y la soprano rusa Aida Garifullina.

El espectáculo de 15 minutos producido por el canal estatal ruso One rompió con la tradición de la Copa del Mundo, al centrarse en números musicales que incluyeron una interpretación de Pyotr Tchaikovsky frente a un repleto estadio Luzhniki, el principal de la capital rusa.

El futbolista español Iker Casillas y la modelo y filántropa rusa Natalia Vodianova llevaron el trofeo del Mundial al campo en un estuche de viaje de la marca Louis Vuitton.

Robbie Williams interpretó sus éxitos ‘Let Me Entertain You’ y ‘Rock DJ’ acompañado de bailarines. Luego se unió en un dúo con Garifullina, una solista de la Ópera Estatal de Viena, quien entró al terreno de juego en un pájaro de fuego, cantando su famosa canción “Angels”.

A la ceremonia de apertura le siguió el encuentro entre la selección rusa y Arabia Saudita.

Lo que pasó

El debut de Rusia en su copa del mundo estuvo cerca del ideal. Ganó, goleó 5-0 y no gustó tanto frente a un rival muy muy débil que casi ni pateó al arco en todo el partido.

La victoria con semejante cantidad de goles posiciona al local muy bien de cara a sus pretensiones de clasificación a los octavos de final del Mundial.

 

Comentarios