BosquesSan Luis

¿Quién responde? Dueño de la vaca que causó estragos en San Luis, manifestó que la vendió ese mismo día

Publicidad

Daños a vehículos, inmuebles y lesiones, son algunos de los perjuicios cometidos por un semoviente, el cual el pasado sábado irrumpió la tranquilidad de personas que departían en pleno parque de San Luis; hasta los enfermos que esperaban ser atendidos en urgencias del hospital local San Rafael, sufrieron heridas y lesiones causadas por el bovino.

Si bien en primera instancia se dijo que el propietario de dicho animal se trataba de un distinguido carnicero del municipio, conocimos que una vez realizada la investigación por parte del Grupo de Protección Animal, esta persona argumentó a los policías, que él mismo día del incidente en horas de la tarde, había vendido el bovino a un campesino de la vereda El Prodigio, que una vez cerrado el negocio, el animal quedó en uno de los corrales de la feria, la cual es destinada por la alcaldía para la comercialización de ganado. Según el hombre, de allí se fugó ocasionando los daños en mención.

¿Quién responde?

Nos comunicamos con quién sería el propietario de este semoviente, quien dijo a nuestro medio que la vaca la vendió el mismo día, al preguntarle si el animal contaba con la Guía de Movilización, documento exigido por el ICA para la venta y transporte de ganado, este manifiesta que dicho documento no existe al igual que ningún otro que demuestre su origen o certificado de vacunación, debido a que el negocio fue hecho de palabra, igualmente al indagar por la identificación de la marca de hierro, dice que recuerda unos número pero no los tiene claros. Al no contar con ningún elemento probatorio que lo exima de su responsabilidad y que demuestre el supuesto negocio realizado con un campesino de una vereda, esta persona deberá responder por los daños ocasionados.

Responsabilidad civil:

Aunque el hombre, quien sería dueño de una carnicería ubicada cerca al parque principal, dice no ser responsable de lo sucedido, según el código civil colombiano lo es, puesto que el artículo 2353 manifiesta que cuando hay daños causado por un animal doméstico:  “El dueño de un animal es responsable de los daños causados por el mismo animal, aún después que se haya soltado o   extraviado, salvo que la soltura, extravío o daño no puede imputarse a culpa del dueño o del dependiente, encargado de la guarda o servicio del animal”, con el agravante que: “Si el daño causado por un animal fiero, de que no se reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio, será siempre imputable al que lo tenga; y si alegare que no le fue posible evitar el daño, no será oído”.

Por consiguiente, dichos daños deberían ser resarcidos por el propietario o quien fungiera al momento de los hechos como tenedor, donde se contempla según el Código, que la reparación será económica o a través de la liquidación de bienes patrimoniales, si se demostrara algún hecho doloso o si una de las victimas mediante un proceso judicial demostrara los perjuicios o justificara las lesiones.

¿Dónde está la vaca?

Según Henry Suarez, alcalde del municipio de San Luís, por el momento el paradero del animal es incierto, la última vez que se reportó su ubicación, fue cerca de un reconocido bañadero, distante a unos 20 minutos de la cabecera urbana, por lo que se ha hecho difícil el proceso de atención.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba