Preocupados, molestos e inconformes se declararon los usuarios de la Autopista Medellín-Bogotá, así como los habitantes y autoridades de municipios y poblaciones ubicadas entre el tramo El Santuario-Doradal, debido a la constante caída de derrumbes y deterioro de la vía.

En menos de 2 meses la vía ha presentado cierres constantes debido a la caída de derrumbes que duran varias horas en retirar. El más reciente hecho ocurrió durante este sábado 20 de octubre en el sector Aragones, del municipio de San Luis, donde un derrumbe de piedras, palos y lodos impidió el paso por cerca de 20 horas.

¿Por qué tan poca maquinaria? ¿Dónde está la plata de los Peajes? ¿Dónde está el personal oficial? Estas y otras preguntas se leen con frecuencia en las redes sociales de los conductores, pasajeros y usuarios de esta vía que conecta a las dos principales ciudades capitales del país.

Captura

José Maximino Castaño, alcalde del municipio de San Luis, hace pocos días publicó un vídeo donde dejó ver su molestia por el deterioro de la vía y poca reacción que está teniendo el Invias para atender estas situaciones, las mismas que muchas veces han tenido que ser sorteadas con maquinaria de municipios como San Luis, Cocorná o San Francisco.

Recientemente los habitantes del corregimiento Doradal, del municipio de Puerto Triunfo, realizaron una manifestación expresando su rechazo al estado de este tramo vial que desde septiembre pasado dejó de ser operado por el Concesionario Devimed y pasó a manos del Instituto Nacional de Vías (Invias).

Por: Inforiente.info

Imágenes: Cortesía

Comentarios