AntioquiaBosques

Científicos recomiendan sacrificar hipopótamos en Antioquia: ya son cerca de 100 ejemplares libres

La advertencia de algunos expertos de acabar con esta especie de ‘megahervíboros invasores’ es con el fin de evitar una “catástrofe ambiental” en la región.

Publicidad

Luego de la muerte del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, en 1993, los cuatro hipopótamos que el capo había traído de África fueron puestos en libertad y hoy se calcula que su número podría llegar a los 100 ejemplares.

Por su gran tamaño y voraz apetito, el impacto ecológico de los hipopótamos colombianos puede ser mayúsculo, pues son capaces de modificar el ambiente físico de una manera que altera el hábitat y la disponibilidad de recursos de otras especies animales.

Además, contaminan con sus desechos las aguas donde reposan y son muy territoriales, lo cual significa un riesgo para la vida de las personas que se crucen su camino.

El diagnóstico de que había que sacrificarlos no es nuevo, según un grupo de científicos, que tienen en cuenta que dado que la especie no es nativa de Colombia, se le considera invasora y nociva para el medio ambiente, sobre todo en un futuro, cuando crezca su número.

¿Por qué científicos piden sacrificar hipopótamos de Pablo Escobar en Colombia?

El tema del sacrificio de los hipopótamos de Pablo Escobar en Colombia se volvió a mencionar en un estudio de este año publicado por la revista Biological Conservation citado por CNN, que sugiere que los hipopótamos sean sacrificados para evitar efectos negativos a largo plazo, aunque el medio menciona a otros científicos ؘ–como el biólogo de la Universidad nacional de Colombia Enrique Zerda– que prefieren la castración para controlar la población de estos gigantes, teniendo en cuenta el bienestar de los ejemplares y el hecho de que muchos lugareños aprovechan su presencia como una atracción turística que ayuda a sus comunidades.

Otra de las razones para no matarlos, según el biólogo de la Nacional citado por CNN, es que estos animales están amenazados en África y por ende los ejemplares en Colombia podrían prolongar su supervivencia en el planeta.

Los investigadores dicen que probablemente hay más de 80 hipopótamos en el área hoy, frente a los 35 en 2012, y les preocupa que los hipopótamos continuarán propagándose por Colombia si no se toman medidas.

No obstante, es un hecho que aunque estos animales no son carnívoros, sí pueden atacar a seres humanos y herirlos o matarlos con sus enormes y afilados colmillos, como sucedió en mayo de 2020, cuando un hipopótamo persiguió e hirió de gravedad a un campesino de 45 años en Puerto Triunfo, Antioquia.

También hay preocupación por la posibilidad de que estos herbívoros transmitan enfermedades a los humanos.

“A nadie le gusta la idea de dispararle a un hipopótamo, pero tenemos que aceptar que ninguna otra estrategia va a funcionar”, expresó la ecologista Nataly Castelblanco Martínez al diario británico The Telegraph.

Es por estas razones, y por la imposibilidad logística de castrarlos a todos, que se plantea sacrificar a la mayoría para contener su expansión descontrolada, aunque dichos sacrificios no comenzarían de forma inmediata, por considerar que la población de esta especie aún no es tan grande para que represente el peligro ambiental que se ha mencionado.

Así trajo Pablo Escobar los hipopótamos a Colombia

En 1981, Pablo Escobar importó un hipopótamo macho y tres hembras para agregarlos a la colección de animales salvajes exóticos de su finca Nápoles.

Después de que las autoridades dieron de baja a Escobar, sobre un tejado en Medellín, los animales de la propiedad fueron llevados a zoológicos, excepto los hipopótamos, que por su gran tamaño debieron quedarse, pero luego fueron liberados en la naturaleza.

En un principio, recuerda la cadena alemana Deutsche Welle, los hipopótamos de Pablo Escobar comenzaron a extenderse en las zonas aledañas a la finca del extinto narco, pero cuando el gobierno colombiano trató de sacrificarlos, se encontró con una protesta de la comunidad que evitó que eso pasara.

Entre el 2011 y el 2019, destaca CNN, se castraron cuatro machos y se esterilizaron dos hembras, lo cual no tuvo mayor impacto, debido al número actual de ejemplares en esa zona.

No todo en torno a los hipopótamos de Pablo Escobar es malo

Sin embargo, un estudio de un equipo de biólogos conservacionistas de varias universidades del mundo citados por el diario británico The Guardian asegura que esta migración forzada (fueron importados por el fallecido narcotraficante Pablo Escobar a finales de los 80) contribuye a preservar la especie, pues su hábitat no estaría limitado a África, sino a un sitio diferente del planeta.

El informe, publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences, estos animales reemplazan a los ya extintos a finales de la época geológica del pleistoceno, antes de que existiera el hombre.

“Si bien los hipopótamos de Colombia no reemplazan a la perfección a las especies extintas, sí restauran parte importantes de las ecologías de diferentes especies”, dicen los científicos que realizaron el estudio.

Este video del Smithsonian Channel, de hace 5 meses, explica el desafío que imponen los hipopótamos a las autoridades ambientales colombianas:

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba