La disposición de las figuras, entre pendones, pasacalles y volumétricos de gran tamaño, es realizada por un equipo conformado por 77 personas, entre cuadrilleros, ingenieros y funcionarios de apoyo logístico. Su labor es secuencial y organizada y comprende la colocación de la infraestructura física (postes, estacones, cables tensores y adecuaciones), ubicación de las figuras o iluminaciones que van en altura (techos de luz e imágenes en árboles), ubicación de figuras volumétricas y puesta a punto de las redes eléctricas.

Comprometidos con el ambiente

La gestión de los Alumbrados Navideños va más allá de lo físico, pues cuenta con un Plan de Manejo Ambiental, en el que se estipulan todas las medidas a tomar desde la fabricación hasta el montaje.

Entre las acciones que se deben cumplir desde lo ambiental se encuentran: manejo de residuos sólidos, control de emisiones atmosféricas mediante la inspección y control de documentación y correcto funcionamiento de vehículos y maquinaria; protección del suelo, y gestión de fauna y flora.

Es importante destacar que las intervenciones arbóreas son mínimas. Para ello, se hace una selección previa según el tamaño y frondosidad del árbol, se escogen árboles adultos, sanos, que por su genética resistan el peso del elemento y la luz sin causarles daño durante el período de encendido de los Alumbrados Navideños.

Entre tanto, cuando se requiere sujetar figuras a las ramas del árbol se utiliza un elemento aislador como sarán o grama sintética, para evitar daños en la corteza de los individuos.

Además de Medellín, el equipo de EPM también adelanta todo el trabajo en los municipios antioqueños de Caracolí (subregión Magdalena Medio), Santo Domingo (Nordeste), Carolina del Príncipe (Norte), Dabeiba (Occidente), Cocorná (Oriente), Concordia (Suroeste), El Carmen de Atrato (Chocó) y Girardota (Valle de Aburrá), ganadores de la séptima edición del concurso Encendamos la Alegría 2019. También lo hace en las localidades aguas arriba y aguas abajo del proyecto hidroeléctrico Ituango: Valdivia e Ituango (Norte) y en el Bajo Cauca: Tarazá, Caucasia, Cáceres y Nechí, como una manera de acompañar a sus habitantes en la época más especial del año.

Así, como desde hace ya 52 años, EPM prepara todos los detalles para que la comunidad vibre con la fiesta de magia, luz y color que son los Alumbrados Navideños.

Comentarios