AlejandríaAltiplanoEl Carmen de ViboralEmbalsesSan Rafael

Biólogos descubren en el Oriente el primer género de reptiles endémico de Colombia.

Publicidad

Durante investigaciones realizadas en el Oriente Antioqueño durante el año 2015, se recolectaron 13 lagartos con longitudes de entre 12 y 20 centímetros de largo los cuales se encuentran en el interior de un frasco en el Museo de Herpetología Universidad de Antioquia.

Estos animales son parecidos a las lagartijas, con una coloración opaca, pero los rasgos de sus rostros se asemejan a los de dinosaurios. El biólogo Juan Manuel Daza, quien dirige el laboratorio de genética del Grupo Herpetológico de Antioquia se puso en la labor de investigar y poder asegurar que se trataba de ejemplares no asignables a ningún lagarto conocido.

Tiempo después, en el año 2018 fue el investigador y también biólogo de la UdeA, José Fang, quien observo nuevamente de manera minuciosa la morfología de estos animales observando que había dos grupos cada uno con características particulares que lo hacían diferente al otro, lo que coincidía con el estudio genético realizado por el biólogo Daza.

Un ejemplar de Magdalenasaura Leurosquama. Foto: Estefany Cano

“En cuestión de un mes, identificamos que entre los dos grupos también había diferencias genéticas significativas, y confirmamos que, en efecto, no teníamos una, sino dos especies nuevas de reptiles para Colombia”, expresó Fang.

Semanas después continuaron con los estudios y luego de evaluar el número de escamas, y de hacer comparaciones con animales similares, en su mayoría del Ecuador llagaron a la conclusión de que no solo estaban ante especies nuevas, sino que había suficiente evidencia como para asignarlas a un género totalmente desconocido de lagartos. Los géneros en esta rama se definen como taxonómicas superiores a las especies y sus hallazgos no son usuales.

Un ejemplar de Magdalenasaura adercum. Foto: Juan Manuel Daza

“Los científicos nombraron al nuevo género como ‘Magdalenasaura’, en honor a la región donde fueron encontrados y a las dos especies, como ‘Magdalenasaura adercum’, palabra que viene del griego ‘aderkes’ que significa poco visto o inesperado, y ‘Magdalenasaura leurosquama’, que significa de escamas lisas. Su hallazgo fue recientemente publicado en la revista ‘Systematics and Biodiversity’, en un artículo del que también es autor el biólogo Juan Daniel Vásquez” señaló el medio de comunicación El Tiempo.

La zona en la que viven comprende tan solo tres localidades conocidas en los municipios de San Rafael, Alejandría y Carmen de Viboral. De acuerdo con Vásquez, al contar con una distribución geográfica tan restringida, las especies descritas sirven para mandar un mensaje sobre la importancia de proteger los ecosistemas de la región.

De estos especímenes se sabe que viven cerca de los cuerpos de agua y entre las rocas, son difíciles de ver, pero hay mayor posibilidad de apreciarlos en la noche. “Con el ritmo tan rápido al que estamos deteriorando la naturaleza los humanos, podemos estar afectando especies que habitan lugares específicos y que, desafortunadamente, podríamos no llegar a conocer. Estos dos lagartos son una prueba de que debemos seguir explorando nuestro territorio”.

Fuente: eltiempo.com

Fotografía: El Tiempo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar